Connect with us

Economía

¿Qué tipo de subvención o prestación puedes recibir si eres una persona con discapacidad?

¿Qué tipo de subvención o prestación puedes recibir si eres una persona con discapacidad? 1

¿A qué puedes acceder?

Las subvenciones o prestaciones dependen del grado de discapacidad que sufras, de acuerdo a esto puedes acceder a unas u otras. El tipo de ayuda a la que puedes acceder también se ve influenciada por otros aspectos, como tu edad, la discapacidad que tengas, cuánto te limita en las actividades diarias, cuánta dependencia tienes de otras personas, entre otras.

Para poder acceder a la subvención o prestación que ofrece el gobierno, debes tener un certificado de discapacidad que indique que sufres un 33% de discapacidad.

Cuando obtengas el certificado, debes dirigirte al departamento de servicios sociales de tu comunidad, para así realizar la solicitud de la pensión por discapacidad.

Debes llevar contigo otros documentos, como el DNI, el de tu situación laboral, el certificado de convivencia, y en algunos casos, la sentencia de divorcio o el convenio regulador, entre otros.

La Seguridad Social en España es una de las entidades que ofrece varias ayudas para personas con cierto grado de discapacidad, o que sufran de una diversidad funcional. Las ayudas las puedes encontrar en dos modalidades diferentes, la contributiva y la no contributiva, además, ofrecen ayuda a los familiares que se encarguen de cuidar de una persona dependiente.

Por incapacidad temporal

Se ofrecen a los trabajadores que por enfermedad o accidente, ya sea en el trabajo o fuera del mismo, queden incapacitados para trabajar por un determinado tiempo.

Por incapacidad permanente

Se ofrece a los trabajadores que después de recibir tratamiento quedan inhabilitados de forma definitiva para trabajar, debido a sus limitaciones físicas y funcionales. Éstas pueden ser parciales, totales, absolutas o gran invalidez.

Económica de invalidez (no contributiva)

Se ofrecen a los trabajadores que sean personas consideradas inválidas, ya sea de forma psíquica, sensorial o física, la cual debe ser igual o superar a un 65% (la invalidez), impidiendo que pueda continuar con sus actividades laborales.

No es necesario contar con un pago mínimo o tener cotizaciones anteriores para acceder a ella.

Por descendientes con discapacidad (contributiva)

Se ofrecen a los trabajadores que hayan realizado una cotización con anterioridad y se encuentren a cargo de una persona de menos de 18 años con una discapacidad, ya sea mental, física, sensorial o intelectual y que supere el 65%.

Por descendientes con discapacidad (no contributiva)

Se otorgan a las personas que no cumplieron con las cotizaciones mínimas necesarias y que están a cargo de su hijo menor de 18 años o de un adulto mayor de edad, que sufra de una minusvalía que sea igual o superior al 65%, los cuales dependen del familiar y no disponen de los recursos económicos necesarios para cuidarse por sí solos.

Por padres con discapacidad

Se tratan de prestaciones para los trabajadores con un padre o madre que sufra de una discapacidad que puede ir desde el 65% en adelante, en la cantidad determinada para estas situaciones, así como para los padres discapacitados que tengan un hijo.

¿Qué ayudas individuales puedes conseguir?

Si quieres conseguir tener una mejor calidad de vida y estar en un ambiente donde te sientas más seguro de manera que te ayude a integrarte en la sociedad, puedes solicitar prestaciones de manera individual para que te ayuden con tu discapacidad, entre las cuales se encuentran las siguientes.

Prestaciones para vivienda

Puedes recibir ayuda económica para tu vivienda, ya sea que quieras comprarla o alquilarla.

Debe tratarse de una nueva construcción o que se encuentre rehabilitada, o cerca de los centros de salud, zonas de recreo o de asistencia social.

Prestaciones para movilidad

Por medio de estas prestaciones se ayuda a las personas que presenten una discapacidad o una persona mayor, para que puedan adquirir los productos de asistencia que necesitan para poder moverse, como las sillas de ruedas, ya sea que sufran de discapacidad motora o movilidad reducida, para que así puedan ser más independientes al momento de moverse dentro y fuera de su hogar.

Prestaciones para vehículos

Existen varias prestaciones que puedes recibir al momento de comprar un coche, si sufres de alguna discapacidad o diversidad funcional.

Puedes obtener descuentos en su precio, siempre y cuando tengas el certificado, como por ejemplo estar exento en el pago de impuestos de matriculación, disminución del IVA, obtener una tarjeta para el estacionamiento e incluso para la adaptación del vehículo.

Prestaciones para formación, estudio y deporte

Gracias a estas prestaciones puedes cubrir diversos aspectos relacionados con tus estudios, desde el pago de la matrícula, los materiales de estudio, el transporte hasta la entidad, la comida que necesites e incluso residencias adaptadas a tu discapacidad, para que así puedas estudiar con la mayor comodidad y confort.

También puedes acceder a diversas ayudas fiscales, las cuales se encuentran reguladas por las comunidades autónomas, por lo que en estos lugares puedes informarte más sobre ellas, siempre y cuando dispongas del certificado de discapacidad o una tarjeta que acredite que tu discapacidad puede ser igual o mayor al 33%.

Existen varias ayudas que pueden beneficiarte, como la reducción del IRPF, exoneración de impuestos de circulación, reducción del IVA cuando realices la declaración de la renta, bonificaciones en impuestos de los patrimonios o leyes de sucesiones, entre otros.

Las ayudas fiscales pueden variar dependiendo de la normativa de la comunidad, por lo que antes de solicitarlas debes conocer qué tipo de prestaciones económicas existen, para que así las tengas bastante claras y puedas saber la clase de ayuda que puedes recibir en este ámbito.

Gracias a este tipo de prestaciones puedes conseguir una ayuda económica que te permitirá mejorar tu calidad de vida como persona discapacitada, siendo posible contar con dinero en situaciones en las que no puedas trabajar, o bien quieras comprar una vivienda o un coche, para que así puedas mejorar tu calidad de vida ante la nueva situación que puedas estar viviendo.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *