Connect with us

Economía

¿Qué consecuencias ha traído la crisis del coronavirus para la economía europea?

¿Qué consecuencias ha traído la crisis del coronavirus para la economía europea? 1

¿Cómo ha afectado el COVID-19 a la economía europea?

Indudablemente, la parálisis de la economía europea a la que hemos asistido durante los meses que precedieron a este verano ha sido realmente dañina, dado que el crecimiento económico de los países que integran la zona Euro cayó en un 11,8% durante el segundo trimestre de este año, lo que ha hecho que se reduzcan las tasas de crecimiento a los niveles de 1995.

Del mismo modo, durante el mismo periodo del que acabamos de hablar, la tasa de ocupación cayó en poco más de 3 puntos porcentuales en los países que comparten moneda, siendo España y Hungría los que más vieron aumentar su número de parados.

En consecuencia, puede decirse que, si la pandemia del COVID-19 ha sido dañina para el grueso de países que componen la Unión Europea, su impacto sobre nuestra economía ha sido todavía mayor y, en cualquier caso, ha producido un aumento del desempleo y una reducción del crecimiento económico muy significativos.

¿Cuáles van a ser sus consecuencias?

No en vano, puede decirse que el coronavirus ha otorgado un golpe a la economía europea que, si no ha sido mortal, sí que ha sido lo suficientemente fuerte como para que los expertos no sean capaces de vislumbrar en qué momento concreto va a recuperar los indicadores de antes de que apareciera.

Al respecto, conviene pensar en el verano que todavía no ha terminado y recordar las imágenes de los hoteles medio llenos (o medio vacíos, según el optimismo de cada uno), de unas playas en las que era difícil encontrar turistas extranjeros o cómo muchos establecimientos hoteleros van a tener que dar por terminada la temporada 2020, y cerrar sus puertas en los próximos días, mientras que en los años anteriores lo han hecho incluso después del puente de octubre.

Es decir, que la crisis del COVID-19 ha supuesto un auténtico drama para nuestro sector turístico, que resulta ser uno de los más importantes en función de lo que aporta al PIB, y que los empresarios hoteleros dan por perdido el año 2020, no estando demasiado seguros de que el que viene vaya a ser mejor.

¿Hasta cuándo van a durar?

Como es sabido, por regla general, las consecuencias económicas de cualquier catástrofe son bastante más duraderas que las demás, sirviendo de ejemplo cualquier país que haya padecido una guerra, y visto cómo la hambruna y la pobreza se han mantenido incluso durante décadas.

Ahora bien, es cierto que el COVID-19 no es una guerra y que su grado de destrucción sobre la economía es mucho menor, pero también lo es que a día de hoy, no hay ni cura ni una vacuna (aunque puede que esta última aparezca en breve) y que mientras la sombra de la enfermedad gravite sobre Europa va a ser muy difícil, si no imposible, una recuperación económica completa, pues los brotes que vayan apareciendo harán paralizarse temporalmente la producción de aquellas fábricas en las que se den y, desde luego, harán que las personas se lo piensen dos veces antes de viajar.

Por consiguiente, puede decirse que el futuro después del coronavirus es realmente incierto y que dependerá de la capacidad que tengamos para erradicarlo, algo que puede llevar incluso lustros si pensamos en el tiempo que se ha tardado en hacer desaparecer otras enfermedades.

En conclusión, diremos que no es posible saber hasta cuándo van a durar las consecuencias del COVID-19 y que, desde luego, el mundo después de la pandemia va a ser muy distinto al que conocemos hoy día, esperemos que sea mejor para todos….

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *