Connect with us

Noticias

Polémica en Portugal después de que el primer ministro llame «cobardes» a unos médicos

Polémica en Portugal después de que el primer ministro llame «cobardes» a unos médicos 1

Los médicos de Portugal se han levantado en pie de guerra contra el primer ministro, Antonio Costa, después de divulgarse un vídeo de solo siete segundos en el que el mandatario socialista llama ‘cobardes’ a los profesionales del gremio encargados de las personas mayores de una residencia en el Alentejo donde un reciente brote de coronavirus acabó con la vida de 18 hombres y mujeres de avanzada edad.

¿Por qué semejante ataque verbal? Por su supuesta incapacidad para haber contenido la embestida de la pandemia. Unas palabras intolerables para el Colegio de Médicos, que ha salido en defensa de la labor efectuada por los asociados no siempre en las mejores condiciones posibles.

De hecho, los doctores habían criticado precisamente la precariedad con la que se trabaja en el edificio situado en Reguengos de Monsaraz, una localidad que dista 60 kilómetros de la frontera con la provincia de Badajoz, en una franja diagonal sureste desde la capital pacense, ubicada a 100 kilómetros de la población lusa.

Hasta allí se desplazó un equipo audiovisual del semanario ‘Expresso’, una de las referencias periodísticas del país vecino tanto en papel como en internet, para realizar una entrevista a Antonio Costa durante su visita a la residencia.

El material grabado formaba parte de las imágenes que no se difundieron hace unos días, cuando el citado medio divulgó el reportaje. Era una cinta que debía permanecer ‘off the record’, es decir, inédita por tiempo indefinido.

Pero, por alguna razón que se desconoce, el vídeo se filtró y esos escasos siete segundos se han convertido en la gran bomba informativa de este verano en Portugal, sobre todo por los interrogantes que abre: ¿Cómo es posible que, ya sea en un contexto público o privado, el primer ministro se refiera en esos términos a los médicos? ¿Es que no se da cuenta de que su lucha diaria hace de ellos unos héroes cotidianos en medio de la crisis sanitaria actual? ¿Tampoco es consciente de que, si no fuera por ellos, la cifra de muertos por la nueva enfermedad en territorio luso sobrepasaría con creces los 1.800 muertos registrados hasta el momento, al menos de manera oficial?

No solo el colectivo de médicos, también los ciudadanos se han indignado a cuenta de estas declaraciones, consideradas no solo fuera de lugar sino especialmente impropias de un jefe del Gobierno, a quien se le asigna una mesura política que en este caso brilla por su ausencia.

Hasta el punto de que la dirección del Colegio de Médicos ha reaccionado de forma inmediata pidiendo una reunión urgente con Antonio Costa, un encuentro fijado para este martes 25 de agosto.

La intención de los profesionales al acudir a esta cita pasa por exigir disculpas y, sobre todo, una rectificación porque estiman que el mandatario debería mostrar otro perfil y valorarlos como se merecen.

En este sentido, la asociación ha lanzado un comunicado que desvela la ira acumulada: “Las afirmaciones de Antonio Costa traducen un estado de espíritu ofensivo para los médicos y un sentimiento negativo hacia toda una clase profesional”.

Y añaden: “Son unas declaraciones ofensivas también para los pacientes, que nos necesitan y son los más vulnerables. Igualmente, hacen un flaco favor a los dirigentes de este país y no contribuyen en nada a la unión entre todos en un momento de pandemia”.

Como paso previo a esta reunión de urgencia, los órganos internos convocaron este lunes 24 de agosto el Fórum Médico, integrado por todas las estructuras nacionales representativas de los doctores.

El terreno del conflicto ya venía abonado desde el estallido del rebrote mortal en el hogar alentejano de la tercera edad, pues el Gobierno avisó de que encargaría una auditoría y una investigación acerca de lo sucedido. Pero el Colegio de Médicos rechazaba la medida porque, asegura, tiene la facultad y los medios para efectuar las pesquisas por su cuenta.

Se da también la circunstancia de que la división de Évora (capital de la región del Alentejo, colindante con Extremadura) se había quejado ante Lisboa de que se incumplían determinadas normas de la Dirección General de Salud por “falta de recursos”. Unas demandas que “resultaron sistemáticamente ignoradas por las autoridades competentes”, concluye la corporación de los profesionales.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *