Connect with us

Noticias

Pedro Sánchez: "No contemplo un confinamiento en el país"

Pedro Sánchez: "No contemplo un confinamiento en el país" 1

“No contemplo un confinamiento el país”. Así se ha pronunciado Pedro Sánchez en una entrevista en La Sexta Noche en plena de segunda oleada de la COVID-19. Aunque no ha querido cerrar ninguna “puerta” ante un virus que ha recordado que es desconocido también para los científicos, ha asegurado que España dispone de “las herramientas perfectamente delimitadas” entre el Gobierno y las comunidades autónomas para “atajar y doblegar la curva” y ha afirmado que el país está mejor preparado que hace unos meses. “Solo lo vamos a poder hacer con unidad entre el Gobierno y los gobiernos autonómicos”, ha dicho el presidente, que se ha referido precisamente a la reunión que mantendrá el lunes Isabel Díaz Ayuso, cuya región es ahora mismo el epicentro de la pandemia en España, y que ha denunciado abandono por parte del Ejecutivo central, al que pidió acabar con el estado de alarma aduciendo que las competencias las tienen las autonomías.

Sánchez ha recordado que las competencias en materia sanitaria y de salud pública están en manos de las comunidades autónomas y ha evitado polemizar con la presidenta madrileña. A pesar de que en el Gobierno admiten en privado que las medidas adoptadas por el Gobierno regional son insuficientes si no van acompañadas del incremento de medios como rastreadores o la potenciación de la atención primaria -en la línea en la que se ha pronunciado el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo-, la directriz de Moncloa es no entrar en la confrontación. Y eso es lo que ha hecho Sánchez este sábado dos semanas después de haber advertido que en la región fallaban las capacidades estratégicas : “No voy a sustituir a nadie, a juzgar a nadie, no voy a evaluar, lo que quiero es doblegar la curva en la Comunidad de Madrid”. El presidente ha admitido que habrá “quien piense” que debería “utilizar otra dialéctica después de todo lo que se ha dicho” -en referencia a los reproches dirigidos desde la Puerta del Sol a Moncloa-, pero ha eludido entrar en la confrontación: “Tenemos que apartar la lucha partidista”.  

Sobre las medidas concretas, el presidente ha dicho que espera que “surtan efecto” y ha aludido a los “extraordinarios” sanitarios y epidemiólogos en los que se han “sustentado este tipo de medidas” también en la región de Ayuso. “El mensaje que me gustaría trasladar es que el Gobierno de España va el lunes a ayudar, no vamos a juzgar no vamos a evaluar”, ha insistido Sánchez, que ha recordado que la Comunidad de Madrid duplica los contagios respecto a la media española y triplica los hospitalizados. Algunos hospitales de la región están al borde del colapso.

“Vamos a poner a disposición todos los recursos”, ha dicho el presidente sobre la inquietud ante la segunda oleada que ha reconocido que es “preocupante” y ha enumerado los que ya ha puesto en manos de las comunidades, como los 16.000 millones a fondo perdido o los rastreadores militares. También ha reiterado que las comunidades pueden solicitar el estado de alarma perimetrado llegado el caso y ha aprovechado para recordar que hubo comunidades y partidos que evitaron la prolongación de esa medida excepcional una vez que se doblegó el primer pico de la pandemia.

Preguntado por si sería partidario de una auditoría de la gestión de la pandemia, ha respondido que “sin duda”, y ha explicado que los socialistas impulsaron una comisión de reconstrucción en el Congreso y que ahora apuestan por una comisión mixta entre el Congreso y el Senado para, entre otras cosas, evaluar cómo se puede mejorar la cogobernanza entre el Gobierno y las comunidades autónomas.

Sánchez también ha asegurado que la coalición goza de buena salud a pesar de la difícil situación que atraviesa el país y de las discrepancias que periódicamente saltan a la opinión pública. “Está funcionando bien y subrayar la lealtad de Unidas Podemos”, ha expresado. “Están cumpliendo con creces”, ha dicho en referencia a la falta de experiencia previa de los de Pablo Iglesias.

El presidente ha restado importancia a la distinta posición que han mantenido PSOE y Unidas Podemos respecto al abandono de España del rey Juan Carlos I. El presidente se ha mostrado comprensivo con la “tradición” republicana de Unidas Podemos. “El PSOE tiene tradición republicana, pero que se comprometió con el pacto constitucional”. “La Constitución no se trocea”, ha aseverado el presidente, que ha aprovechado para atizar de nuevo a Pablo Casado por el bloqueo en la renovación de instituciones como el Consejo General del Poder Judicial, que lleva dos años en funciones.

Aunque no ha desvelado si volverá a descolgar el teléfono para intentar llegar a un acuerdo tras el portazo del jefe de la oposición, Sánchez ha dicho que le gustaría que así fuera y ha dicho que es “lesivo” para la institución que pueda dar la impresión de que el PP se beneficia de la actual composición del órgano de gobierno de los jueces, donde los conservadores tienen una amplia mayoría ya que se configuró cuando Mariano Rajoy ganó las elecciones por mayoría absoluta, para los casos de corrupción que afectan al partido. Uno de ellos es la Operación Kitchen en la que ha sido imputado el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz que es, a juicio del presidente, “una mala noticia”. “No hay espacio impunidad pero los hechos son extremadamente graves”, ha dicho antes de asegurar que su Gobierno “puso fin a este tipo de conductas” en referencia a la policía política que espió a rivales del Ejecutivo del PP.

“Hay que Investigar esta aberrante práctica que fue desterrada cuando se culminó la moción de censura”, ha expresado Sánchez, que ha evitado dar su opinión sobre si Rajoy estaba al corriente del espionaje a rivales políticos. “Esa pregunta la dejo en manos de la justicia”, ha aseverado.

Sánchez ha asegurado que no tiene información sobre qué hará el rey emérito y si Emiratos Árables Unidos es su último destino y ha afirmado que lo que “le preocupa y ocupa” es que Juan Carlos I aseguró que se pondría a disposición de la justicia española en caso de ser citado. El presidente ha vuelto a ensalzar la actuación de Felipe VI en los gestos de distanciamiento del anterior jefe del Estado. “Se juzga y se investiga a personas, no a instituciones”, ha rematado.

Interrogado por la revelación de Iglesias de que discutieron a propósito de la salida del exjefe del Estado de España, el presidente ha reclamado discreción al vicepresidente parafraseando unas palabras de Cervantes: “La gracia está en la discreción”. “Pues eso, hay que ser discreto”, ha zanjado.

A pesar de esas desavenencias PSOE y Unidas Podemos están conjurados en la supervivencia del Gobierno de coalición. Sánchez ha subrayado que los presupuestos de 2021 son fundamentales y no contempla que no salgan adelante. A pesar de la presión de Iglesias para que las cuentas públicas se pacten con los aliados de la investidura, el presidente ha reiterado su intención de negociar a varias bandas para que sean aprobados con los mayores apoyos posibles al tratarse de unos presupuestos “progresistas” pero “de país”. “Si la situación es inédita, ¿por que no tener acuerdos inéditos? La situación es tan histórica que por qué no tener un acuerdo histórico”, ha zanjado el presidente, que ha evitado desvelar sus preferencias mientras hace equilibrios entre guiños a ERC y Ciudadanos.

Lo que ha repetido Sánchez es que la reforma fiscal que pretendían llevar a cabo tendrá que esperar y ha defendido la puesta en marcha de “medidas anticíclicas”: “Lo que vamos a hacer es alinear nuestra política económica a la coyuntura económica. El compromiso del Gobierno es ensanchar nuestra base fiscal, no ahora sino en el futuro; cuando hayamos pasado esta crisis inédita tendremos que hablar de la reforma fiscal. Para que haya un estado de bienestar fuerte y el Estado pueda recaudar más lo que necesitamos, en primer lugar, es que haya más crecimiento económico, más empresas, más grenades, y con más beneficio económico” .   

El presidente, que se ha mostrado seguro de que habrá un acuerdo entre Gobierno, sindicatos y empresarios para la prolongación de los ERTE, ha sido optimista respecto a la recuperación basándose precisamente en los datos de esas bajas temporales, que han pasado de más de tres millones a 745.000 -de los que 120.000 son trabajadores a tiempo parcial: “La capacidad de reactivación económica que está demostrando el mercado laboral es extraordinaria”.  

También se ha pronunciado por la situación en Catalunya ante la posible inhabilitación de Quim Torra por la condena por desobediencia por mantener los lazos amarillos en edificios públicos. “La judicialización de la crisis en este ámbito, quien la ha traído es Torra”, ha lamentado Sánchez, que ha advertido de que se puede generar “una situación de bloqueo que va a dejar muy limitada la capacidad de la Generalitat para hacer frente a la pandemia” en caso de que Torra sea inhabilitado y el Parlament o elija otro president. “Catalunya se merece pasar página”, ha sentenciado.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *