Connect with us

Noticias

Guindos insiste en que la COVID-19 obliga a la banca europea a abordar fusiones de forma "rápida y urgente"

Guindos insiste en que la COVID-19 obliga a la banca europea a abordar fusiones de forma "rápida y urgente" 1

El vicepresidente del Banco Central Europeo y exministro de Economía, Luis de Guindos, ha insistido este martes en que la banca europea debe abordar fusiones de forma “rápida y urgente” para hacer frente a la crisis del coronavirus. Según Guindos, si antes de la pandemia ya era “muy importante la necesidad de ajuste de costes” y eliminación del exceso de capacidad del sector bancario europeo, “con la pandemia dichas actuaciones se han hecho mucho más imprescindibles”. “La consolidación es un instrumento que puede ser útil” y “debería llevarse a cabo de manera relativamente rápida y urgente”. “Es necesario actuar”.

En una intervención telemática en las jornadas sobre El sistema financiero y la crisis del Covid 19. Retos y compromisos, organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y celebradas en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Guindos ha recordado que los bancos europeos han llegado a esta crisis en una situación de capital y liquidez “mucho mejor” que la de la crisis financiera de 2008, pero con una rentabilidad que ya estaba bajo presión. 

Así, si antes de la crisis el retorno del capital estaba en torno al 6%, con el coste de capital demandado por los inversores en el 10-12%, “en este momento las expectativas de los analistas de mercado dicen que la rentabilidad se sitúa por debajo del 2%” y para 2021 estará en el entorno del 3%, por los menores ingresos y las mayores provisiones que han tenido que dotar las entidades para cubrirse de los riesgos derivados de la gran reclusión. 

En Europa, la cotización de los principales europeos ha caído desde enero más de un 30%, ha recordado el vicepresidente del BCE, que ha señalado que esas fusiones pueden tener carácter “nacional o transfronterizo” y ha dejado claro que su recomendación de consolidación también aplica a la banca española: aunque esta “ha llevado a cabo un proceso de saneamiento importante”, también “se está encontrando con una caída del PIB más intensa que la media europea”. 

Guindos ha recordado que tras la caída del PIB del primer trimestre (3,6%) y el desplome del 12,1% del segundo trimestre registrado en la Eurozona, “desde mayo lo que estamos viendo es un tirón de actividad que lógicamente va en paralelo con el desconfinamiento”. Y aunque para el tercer trimestre se espera un “incremento importante de la actividad económica”, tras unos datos “muy fuertes” en julio, en agosto los indicadores “han perdido algo de intensidad”, a medida que se han disparado los rebrotes del virus en la UE.

En el caso de España, en agosto “ha continuado la mejora pero a una intensidad menor”, y con menor vigor que en otros países, ha advertido Guindos, que ha señalado que sería “bastante natural” una tasa de crecimiento del 15% en el tercer trimestre como la que proyectaba recientemente la AiREF. Un rebote que, ha recordado, sería insuficiente para compensar el desplome del primer semestre, cuando la economía española se derrumbó “algo menos de un 23%” interanual.

El exministro del PP ha atribuido la intensidad de la caída del PIB español a una “multiplicidad de razones”: de la “severidad” del confinamiento a la estructura del tejido productivo, con un elevado peso de los servicios y, en especial, el turismo, así como al predominio de las empresas de muy reducida dimensión. Pero también a razones “desde el punto de vista regulatorio” del ámbito laboral o administrativo, como la “falta en ocasiones de unidad de mercado”.

El vicepresidente del BCE, que ha insistido en varias ocasiones en la importancia del fondo de recuperación europeo para equilibrar el diferente margen fiscal que tienen los países europeos, ha recordado que la recuperación de esta crisis está siendo “incierta, incompleta y desigual”, tanto por sectores (mucho más vigorosa en el manufacturero que en el de los servicios) como por países.

Y ha advertido de que a escala europea “va a dejar efectos estructurales” sobre la actividad económica y la deuda pública, con el ratio sobre PIB “15 o 20 puntos más elevado” que antes del coronavirus, con impacto también en el endeudamiento privado y con posibles efectos sobre el mercado laboral, lo que “puede afectar a lo que es la equidad de nuestras sociedades”.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *