Connect with us

Economía

Fidel Molina: “Le pedimos al Defensor del Pueblo que recurra la ley del juego valenciana ante el Tribunal Constitucional”

Fidel Molina: “Le pedimos al Defensor del Pueblo que recurra la ley del juego valenciana ante el Tribunal Constitucional” 1

¿Qué es y cómo nace SOS Hostelería?

SOS Hostelería es una asociación no partidista en la que participan autónomos y empresarios del mundo de la hostelería, cocineros, camareros, trabajadores y trabajadoras del sector de la restauración y de la distribución de alimentos y bebidas de la Comunidad Valenciana. El cierre total decretado por el Gobierno de España, como consecuencia de la crisis del Coronavirus, y las medidas restrictivas que se están aplicando puede llevarse por delante a más de 20.000 empleos en el sector de la Hostelería sólo en la Comunidad Valenciana. Los 35.000 establecimientos hosteleros existentes en la Comunidad dan empleo a 190.000 personas. Con una facturación de algo más de 12.000 millones de euros, representa el 6,4% de la riqueza regional. Y parece que tanto el Gobierno de España, como el de la Generalitat Valenciana, lejos de ayudar a sobrellevar la crisis eliminando o reduciendo tasas e impuestos, se dedican a imponernos nuevos problemas.

¿Se refiere a la ley del juego?

Por ejemplo. No puede ser que en plena crisis, con los problemas que tienen los pequeños bares en nuestros barrios, que son a los que principalmente representa SOS, el Gobierno de la Comunidad Valenciana haya decidido obligarnos a invertir en la compra de nuevas máquinas tipo B. Las máquinas no son nuestra actividad principal pero nos ayudan a pagar el alquiler del local, la luz y el agua o los autónomos. ¿Usted cree que con la que está cayendo, los propietarios de los bares tienen capacidad económica para hacer esa inversión?

¿Por qué tienen que cambiar las máquinas?

Las Cortes valencianas han aprobado una ley que obliga a implantar un control remoto de activación de estas máquinas. Eso nos obliga a retirar las máquinas existentes y sustituirlas por unas nuevas. Es absurdo.

Los grupos que apoyan al Gobierno del Botànic dicen que con esta medida quieren evitar que los niños jueguen en estas máquinas

No es cierto. Si de verdad estuvieran preocupados por los niños impedirían, por ejemplo, que la ONCE venda sus rascas a la puerta de los colegios, como está haciendo. Los menores no juegan en las máquinas de los bares. Lo digo yo que conozco lo que ocurre en los bares y así lo dice también la propia Generalitat Valenciana que, en su último informe sobre el juego (2019) reconoce que ningún bar, cafetería o restaurante ha sido sancionado por permitir jugar a menores en estas máquinas.

Hoy ha venido a Madrid a ver al Defensor del Pueblo. ¿Qué le ha pedido?

Le hemos pedido que nos ayude y que recurra la ley del juego valenciana ante el Tribunal Constitucional. Esta es una ley tremendamente lesiva para el sector hostelero. La implantación de un control remoto de activación de las máquinas recreativas comportará la retirada de todas las máquinas de bares y restaurantes y su sustitución por otras que dispongan de este dispositivo. El proceso de construcción de una nueva máquina y su homologación puede durar meses, un tiempo en el que las máquinas no estarán funcionando, con el perjuicio económico que esto va a significar para muchos bares cuyos ingresos por estas máquinas contribuyen al mantenimiento del local, sobre todo en estos momentos de crisis por el Coronavirus. Además del tiempo en el que nuestros establecimientos estarán sin las máquinas, deberemos hacer frente a la compra de las nuevas máquinas, lo cual hace inviables nuestros negocios en las actuales circunstancias.

Además, esta ley convierte a todo el personal en una especie de policía del juego…

Efectivamente. Esa es otra de las razones por las que le hemos pedido que actúe al Defensor del Pueblo. Con la nueva ley los clientes que quieran jugar en estas máquinas van a tener que identificarse ante el camarero del local que, a su vez, deberá comprobar si está inscrito, o no, en el registro de personas que tienen prohibido su acceso a salones de juego, casinos y bingos. Es un despropósito y una auténtica locura. La ley y el reglamento europeo de protección de datos son muy claros al respecto y no parece muy legal que todos los camareros de la Comunidad Valenciana puedan acceder libremente a este registro para saber cuáles de sus clientes tienen o no problemas con el juego.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *