Connect with us

Noticias

Bailes sin mascarillas, bengalas y niños en un banquete: las últimas fiestas descubiertas en Madrid

Bailes sin mascarillas, bengalas y niños en un banquete: las últimas fiestas descubiertas en Madrid 1

Más de 300 personas sin mascarillas y sin guardar la distancia de seguridad. Este fue el escenario que se encontró la Policía Municipal el pasado sábado al inspeccionar la emblemática sala La Riviera, durante el transcurso de un concierto que debía finalizar a las once de la noche, una obligación que también fue incumplida. La sucesión de hechos comenzó cuando agentes del Cuerpo, encargados de regular el tráfico de vehículos y la afluencia de asistentes a la salida del espacio, observaron a varios grupos de personas fumar en los aledaños sin respetar las medidas sanitarias impuestas por el avance del coronavirus. Por ello, procedieron a inspeccionar el local y se toparon con la grotesca escena.

En el set -como así se conoce en el argot a la actuación de un Dj- se encontraba Shlomo, uno de los nuevos talentos del «techno underground» francés y el encargado de cerrar la fiesta Blackworks al ser anunciado como el cabeza de cartel de la misma. Todo estaba preparado para que el público disfrutase de la música sin necesidad de bailar en la pista, ocupada con sillas para guardar la distancia oportuna. Sin embargo, la Policía Municipal comprobó que parte de los asistentes se encontraban arremolinados en el centro de la sala y las barras donde se venden bebidas alcohólicas y refrescos estaban abarrotadas.

Estas circunstancias, añadidas al hecho de que el evento había excedido el horario permitido, llevaron a los agentes a tomar la decisión de desalojar la discoteca, sin registrarse incidentes reseñables. De hecho, la evacuación contó en todo momento con la colaboración del responsable del local y los miembros de seguridad privada desplegados. Con todo, se procedió al levantamiento de un acta en virtud de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, a fin de dar cuenta de lo acontecido a los técnicos de la Junta del Distrito de Arganzuela y a las Unidades de especialización de Policía Judicial por si de dicha acción pudiera derivarse un delito penal.

Desde distintas asociaciones del sector de la música electrónica se ha venido pidiendo precaución y sentido común a la hora de realizar cualquier tipo de evento en Madrid, dada la situación epidemiológica que la región atraviesa desde el pasado mes de marzo. El 4 de septiembre, el Gobierno regional fijó un máximo de 10 personas para las reuniones tanto en espacios públicos como privados y la reducción de aforo de un 75% a un 60% en velatorios, bodas y comuniones, así como en los banquetes posteriores.

Bengalas en un restaurante

Este suceso se suma al acontecido esa misma noche en Panthera, uno de los restaurantes espectáculo de moda del centro de la capital, donde los clientes disfrutaron de una velada también sin mascarillas y sin acatar la separación marcada por el Covid. Así, en un vídeo difundido el lunes en la versión digital de ABC, se observa a una multitud de personas bailar en actitud desenfadada y en algunos casos con bengalas encendidas en las manos. Cuestionada por este incidente, la responsable del establecimiento señalaba ayer a este periódico que «cumplían con todas las medidas». «La perspectiva del vídeo es desde arriba, ahí no se puede apreciar la distancia entre las personas, ni las mamparas divisorias, ni los cordones», incidía, remarcando que el local dispone de controles de temperatura a la entrada, gel hidroalcohólico «por todas partes» y un equipo de seguridad que vigila el cumplimiento de la normativa de prevención contra el patógeno.

Añadía, además, que Panthera «no es una discoteca» y que «abren a las 21 horas y cierran a la una de madrugada, y siempre con las barras habilitadas como mesas y sin albergar pista de baile». «Los grupos piden botellas en sus mesas y los camareros, con mascarilla, les divierten con shows. En el vídeo no se ven las mesas», sentenciaba, pese a que en las imágenes resulta evidente el desmadre registrado en la fiesta.

Por otro lado, el domingo por la tarde agentes de la Policía Nacional y de la Local de Leganés, desalojaron un banquete con 80 personas, entre las cuales se encontraba un elevado número de niños. En otro vídeo, también publicado por este diario, se aprecia que durante la celebración los asistentes están repartidos en mesas redondas de más de 8 comensales repletas de comida y bebida.

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *