Connect with us

Noticias

Así ha capeado Italia la segunda ola del Covid o qué hizo Conte que no ha hecho Sánchez

Así ha capeado Italia la segunda ola del Covid o qué hizo Conte que no ha hecho Sánchez 1

Italia consigue por ahora contener la pandemia, mientras el coronavirus corre sin tregua en Europa. Italia está hoy entre los países que mejor está afrontando la nueva ola del Covid. Muy lejos quedan las imágenes de marzo, con los hospitales de Lombardía desbordados y camiones militares transportando féretros a crematorios de diversas ciudades. Italia, el primer país occidental en sufrir duramente la pandemia, parecía entonces una nación a la deriva incapaz de hacer frente a un terrible mal desconocido. Pero un drástico confinamiento y una desescalada muy controlada, con gran colaboración entre el gobierno y las regiones, logró contener la difusión del virus. «El gran sacrificio que los italianos hicieron con el confinamiento ha sido eficaz, porque fue más drástico que en otros países», afirma el virólogo Massimo Galli, del hospital Sacco de Milán. La situación de Italia está mucho mejor en cifras de contagios, hospitalizaciones y muertes.

Frente a una media de unos 2.500 casos diarios de contagios en Italia en los últimos días, se ha llegado a superar los 10.000 en España y Francia. En las últimas dos semanas, Italia ha tenido un promedio de 41,4 casos por cada 100.000 habitantes; lejos de España (319.3), Francia (240.2) y Reino Unido (121.9), según el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). En total, desde el inicio de la pandemia, los infectados en Italia son 322.751, hasta el sábado, y los fallecidos 35.968.

Desescalada muy controlada y con protocolos

Cuando se acabó la fase del confinamiento, la desescalada desde mayo se hizo con gran cautela y en coordinación con las regiones, según Luca Richeldi, neumólogo del hospital Gemelli de Roma, miembro del comité científico: «Las aperturas fueron graduales y muy controladas. Nos preparamos con tiempo para poner en práctica los protocolos y normas sanitarias». Walter Ricciardi, que forma parte del comité científico que asesora al gobierno y es consejero del ministro de Sanidad, considera que ha sido muy importante la aceptación de los ciudadanos de las medidas restrictivas: «Hemos tenido cuidado en normas básicas: el distanciamiento social, las mascarillas y evitar grandes reuniones o multitudes».

«Estrategia de vigilancia activa»

Entre las medidas adoptadas, una muy importante ha sido la «estrategia de vigilancia activa», la misma que puso en práctica con notable éxito en el Véneto el profesor de microbiología en la Universidad de Padua y asesor del gobierno regional para el Covid, Andrea Crisanti, pionero de lo que se conoce como el modelo véneto: «Cuando se descubre un caso positivo, incluso asintomático, se hacen test a toda la red que forma parte de esa persona, tanto en la familia, como en el trabajo y relaciones sociales». El presidente del Véneto, Luca Zaia, ha recogido el fruto de una buena gestión, al escuchar los consejos de un respetado científico como Crisanti, obteniendo en las elecciones regionales del pasado domingo un resultado plebiscitario: 76 % de los votos.

En esa estrategia de vigilancia activa que se ha implantado en todo el país, el seguimiento en la escuela es considerado fundamental por el gobierno. Para ello ha establecido un plan con el fin de realizar test rápidos en los institutos. Domenico Arcuri, comisario extraordinario para la emergencia Covid, ha explicado que se comprarán unos 5 millones de pruebas rápidas -test antigénicos-, con las que se analiza la saliva y se obtiene el resultado en 20 minutos. Arcuri ha logrado que Italia sea autosuficiente en mascarillas: Produce diariamente 30 millones.

Especial vigilancia se ha establecido en los aeropuertos, donde se realizan test en a los viajeros procedentes de los países considerados de riesgo: España, Grecia, Croacia, Malta y quienes llegan desde París y seis regiones francesas.

Ineficacia en España

«¿Por qué Italia está en mejor situación que España o Francia?», se ha preguntado esta semana el diario «Il Sole 24 Ore». Lo ha explicado el profesor

Andrea De Simone


, que con su colega Marco Piangerelli, han elaborado un método estadístico: «En España y Francia partió la segunda ola, que lamentablemente se parece a la primera. La curva epidémica ha repartido por la ineficacia de las medidas de contención o, peor aún, por su aplicación no escrupulosa».

La Organización Mundial de la Salud ha rendido homenaje a Italia por su gestión de la pandemia con un video publicado el viernes en Twitter, contando la historia de los últimos 7 meses: «El gobierno y la comunidades, a todos los niveles, han reaccionado con fuerza y han revertido la trayectoria de la epidemia con una serie de medidas basadas en la ciencia».

No todo fue perfecto. Hubo también bastantes errores, que se fueron corrigiendo. Hoy los expertos italianos piensan que lo peor ha pasado. Pero el gobierno y su comité científico advierten que se debe mantener la guardia muy alta para evitar una fuerte segunda ola. Por el momento, los expertos no ven un futuro negro, según explica el profesor Franco Locatelli, director del Consejo Superior de Sanidad y miembro del comité científico: «Yo suelo ser muy cauto, pero esta vez puedo ser optimista. Tal vez el número de contagios vuelva a crecer, pero no llegaremos al nivel de los países que hoy están peor. Italia está equipada para evitar una nueva ola si tuviera la agresividad de los primeros meses».

Fuente

+ Información
Pulsa para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *